27 jun. 2009

Ética periodística en la prensa de referencia peruana

Portada de El Comercio. Lunes 22 de junio del 2009.

La responsabilidad ética de la prensa de referencia (1) es puesta a prueba en las situaciones en las que nuestra integridad como ciudadanos y lectores demanda absoluto respeto e imparcialidad. Los sucesos de las últimas semanas en Bagua -que se han extendido a otras zonas del territorio nacional en pocos días- han desatado una comprensible polarización de la prensa amarilla (que tiene una presencia sobredimensionada en el Perú), pero también en dicha prensa de referencia, es decir, en los diarios con tradición y que supuestamente representan a la élite de la opinión pública.

Sobre esa falta de ética mediática, el periodista e historiador de la prensa peruana Juan Gargurevich, autor de varios libros entre ellos el imprescindible "Historia de la prensa peruana. 1594-1990" escribe un notable texto en el cual analiza las primeras planas y los contenidos del diario El Comercio de las últimas semanas. Sus conclusiones son suscritas plenamente por el autor de este blog.

Recomendamos, además de las obras de Gargurevich, el notable libro de Víctor Peralta "Sendero Luminoso y la prensa. 1980-1994", donde el diario El Comercio es mencionado como parte de la "prensa de prestigio" y la "prensa de influencia dominante" peruana, uno de los pocos que aún defiende el periodismo objetivo como dogma, cuando en realidad se trata de un mito regulador.

Notas:

(1) "Según la definición usada por José Vidal Beneyto un periódico de referencia dominante se caracteriza por proyectar un discurso social, es decir, por fomentar ciertos mecanismos de representación con el fin de proyectar una ideología en el espacio público. Este tipo de diarios tiene la capacidad de institucionalizarse en su medio como fuente de saber y de referencia obligada de los medios de comunicación competidores, de los actores políticos-sociales y de la opinión pública." (En: Peralta, Víctor. Sendero Luminoso y la prensa. 1980-1994. Cusco: CBC, 2000. p. 23)

____________________________________________________________________


“Arremetida de la ultraderecha”

Por: Juan Gargurevich
27 de junio del 2009


Ha llamado la atención el excesivo entusiasmo de nuestro diario decano para denunciar a sospechosos de infiltración extremista en los sucesos del sur del país. Hacía mucho tiempo que no se arriesgaban a un título tan grande y demoledor en primera página: “Arremetida de la ultraizquierda”, de lado a lado.

Con el mismo derecho que concede la libertad de prensa, cualquier periódico podría replicar con el título que encabeza este comentario porque el argumento del comunismo soterrado para debilitar al sistema es casi tan antiguo como El Comercio mismo.

A lo largo de años hemos sido testigos-lectores de campañas parecidas que aparentemente nacían de las canteras del anticomunismo de la Guerra Fría pero con frecuencia se descubría luego que se trataba en realidad de adjudicar el sambenito a movimientos sociales, grupos, dirigentes , que ejercían derecho de defensa ante rapacidades empresariales.

Naturalmente el decano tiene todo el derecho de optar políticamente pero lo que no debería hacer es manipular información presuntamente conseguida por intermedio de la Policía Nacional que a todas luces tiene el peor servicio de inteligencia del país. Si sus informes fueran buenos no habría sucedido la tragedia de Bagua.

Informando sobre la infiltración el diario tituló a toda página una frase que luego no se encontraba en el texto. “Hay que matar policías como en Bagua para que nos hagan caso”, dijo el titular. Pero en la información que sigue no hay sustento para semejante afirmación, salvo “otro participante, de apellido Abarca, habría respaldado entusiastamente esa propuesta (de matar policías) y hasta habría dicho que si ellos no mataban a alguien (se refería a policías) el Gobierno no los escucharía y se burlaría de sus demandas”.

Y ¿cuál era fuente del decano? Fácil: “todo quedó registrado en una nota de inteligencia que elaboraron los agentes… y a la que este Diario tuvo acceso”.

Francamente, esos reporteros no aprobarían el curso de Periodismo de Investigación de ninguna universidad porque construir toda una campaña en excesivo uso del condicional es justamente eso, excesivo y de muy escasa credibilidad.

No hemos visto en cambio nada sobre el extremo concesionismo de denuncios de minas tanto del gobierno anterior como el actual. Deberían añadir por ejemplo que han concedido el célebre Coylloriti, varios pueblos enteros, dos plazas mayores, etc., lo que fue advertido en RPP por Hugo Gonzales Sayán, presidente regional del Cusco.

Valdría la pena extender la investigación hacia ese escenario para no acusar en exceso (usemos su fraseología) a un presunto extremismo que habría sido quizá solventado por probables fuentes bolivianas para un amago de posible afectación de la gobernabilidad democrática.

Fuente: Historias de periodistas (Blog de Juan Gargurevich)

Si te gustó, vótalo en Twitealo

3 comentarios:

Jaime Del Castillo dijo...

Es muy oportuno el escrito de Juan Gargurevich con respecto al Decano, sobre todo en las presentes horas que la prensa fujimontesinistas quiere nuevamente hacer de las suyas. Ya hemos visto el revuelo que ha causado la respuesta de Patricia del Rio a Chichi. Es que la prensa que se precia de honesta no puede ni debe pasar por alto ningún despropósito fujimontesinista en materia mediática, menos ahora. ¿O me equivoco?

Yony dijo...

Éste asunto de colocar sanbenitos a los movimientos sociales que se dan en nuestro país, no solamente los cumple el Decano, si no también, medios radiales como RPP.
Más sobre las triquiñuelas del Decano, en:
http://bloghildebrandt.blogspot.com/2009/04/el-comercio-por-dentro.html

Anónimo dijo...

Grande Gargurevich!, pero esto lo publico en un diario o solo en su blog?
Al menos al algunos periodistas dignos en medio de todo este sicosocial que esta armando el gobierno, en el que hasta Tanaka ha caido.