9 mar. 2009

NotiHistoria: Murió Guillermo Thorndike

Guillermo Thorndike (1940-2009). Foto: El Dedo en la llaga

"Todo esto es muy relativo. Esa ha sido mi vida: he tenido momentos malos y buenos.
Me ha costado Dios y su ayuda rehacer mi existencia."
- Guillermo Thorndike, 2008


Esta mañana murió el periodista, escritor e investigador Guillermo Thorndike. Desde el punto de vista del historiador, muchos de sus trabajos reconstruyen varios de los temás más violentos de la historia peruana. La Guerra del Pacífico, el APRA subversivo de los treinta, la dictadura de Juan Velasco Alvarado, la persecusión política, la violencia política anterior a Sendero Luminoso, la matanza de Uchuraccay, la famosa fuga del MRTA de Canto Grande, entre otros temas.

También incursionó en la biografía, participando en dos de los cinco tomos sobre Miguel Grau recientemente publicados y en la historia social con un trabajo sobre los migrantes japoneses en el siglo XX, un estudio sobre la sociedad -limeña- de los años cincuenta y un artículo sobre la contribución de la cultura afro en la tradición criolla. Hasta tiene una biografía del "hermanón" Ricardo Belmont.

Su etapa como periodista es igual de prolífica y a la vez polémica. El periodista Marco Sifuentes lo resume así:

"Murió Guillermo Thorndike y toda la mañana hemos tenido que escuchar y leer panegíricos. Muy bonito, muy bien que se recuerde su admirable prosa y esa forma “intensa” de hacer periodismo. A mí me gustaría que no se olvide, tampoco, al director del Página Libre que inventó a Fujimori, al titiritero del Contrapunto que sirvió a Montesinos y al creador de La Razón que se atrincheró en ese extraño apromontesinismo del 2001 - 2002. Y podría ir más atrás. Claro, gran talento, sin duda. Una lástima que nunca dejara que la verdad se interpusiera entre su talento y el periodismo." (Fuente: Utero.pe). Serguro Hildebrandt saca algo mañana, más suculento (Actualización... César Hildebrandt "Luces y sombras de Thorndike " La Primera, 10 de marzo del 2009).

Ciertamente, muchos de los trabajos de Thorndike fueron por encargo, como en "Los topos. La fuga del MRTA de Canto Grande" Lima: Mosca Azul, 1991. En los que su empleador fue la agrupación subersiva. En un caso como este, la ética personal y el olfato profesional se enfrentan, y Thorndike nunca fue muy cucufato a la hora de elegir sus trabajos, con tal de posicionarse en el mundo del periodismo, peligrosamente cerca de un poder autoritario y manipulador.

Su fin me recuerda a Pablo Macera, congresista fujimontesinista entre los infames meses del tercer periodo de Fujimori (2000-2001), que vive en el ostracismo, censurado por la comunidad académica y apestado por la mayoría de intelectuales. No estoy comparando la obra de Macera con la de Thorndike (historia es una cosa, periodismo otra), pero me parece que a la vez que una crítica por los errores ético-políticos, hay que hacer un justo reconocimiento a las personas que han tocado muchos temas de nuestra historia que sin ellos tendríamos oscuros vacíos que llenar con tierra.

Sobre el tema, los descargos de Thorndike fueron:

"¿Qué diría de su pasó por La Nación y La Razón, diarios vinculados al hoy ex presidente Fujimori, los cuales dirigió?
—Hay épocas en los que uno tiene que trabajar limpiando baños, letrinas, para tener horas y dedicarlas a la escritura de sus libros. Eso de que qué vida tan dura tuvo Kafka... Carajo, qué vida tan dura tenemos todos los que estamos escribiendo en el mundo.

También tuvo...
—No tanto La Razón, que no fue un trabajo agradable, pero que no fue comparable con La Nación... Trabajé en La Nación tres meses, pero usaron mi nombre durante cinco años, hasta que casi tuve que amenazar de muerte a Ramírez Erazo para que retirara mi nombre de su periódico. Fue un diario que extorsionaba. Cuántos pensarán que soy un extorsionador, un miserable. No había manera. A ver, métele un juicio a Ramírez Erazo." (Fuente: El dedo en la llaga)

____________________________________________________________________

La lista más importante de sus obras, en orden cronológico, son:

  • El rey de los tabloides (2008)
  • Grau (2005)
  • Maestra vida (novela verdad) (1997)
  • Los imperios del sol: una historia de los japoneses en el Perú. Visión del Perú siglo XX (1996)
  • El hermanón (1994)
  • Los prodigiosos años 60 (1993)
  • Los topos: la fuga del MRTA de la prisión de Canto Grande (1991)
  • La revolución imposible (1988)
  • Uchuraccay: testimonio de una masacre (1983)
  • Los apachurrantes años 50: taller de creación colectiva (1982)
  • 1980: el año decisivo (1980)
  • 1930-Perú-1980: la República militar (1979)
  • La Batalla de Lima (1979)
  • Autorretrato, Perú 1850-1900 (1979)
  • El revés de morir (1978)
  • Vienen los chilenos (1978)
  • 1879 (1977)
  • El viaje de Prado (1977)
  • Abisa a los compañeros, pronto (1976)
  • No, mi General (1976)
  • Las rayas del tigre (1973)
  • El año de la barbarie (1968)
  • Los ojos en la ventana (1958)
Thorndike además adaptó su novela "Abisa a los compañeros" para la pantalla grande, en el conocido filme de Felipe Degregori de 1980. Ya era guionista desde que en 1977 escribió el guión de la notable primer largometraje de Francisco Lombardi, "Muerte al amanecer".

Bueno, al amanecer del 9 de marzo del 2009 murió Guillermo Thorndike. Acababa de publicar un libro sobre Raúl Villarán, legendario director de Ultima Hora, el periodista que inventó el tabloide peruano. Nuestro periodista sensacionalista por excelencia, nuestro yellow journalist por derecho propio, nuestro Joseph Pulitzer. Era amigo cercano de Thorndike. ¿A alguien le queda duda por qué, siendo apristón, lo llamó Fujimori para digitar a la prensa?

____________________________________________________________________

Les dejo la notable (de lectura rapidísima y trepidante) Los topos, la pueden bajar también, en PDF. Y más abajo unos links.


Si te gustó, vótalo en
____________________________________________________________________

Falleció el escritor y periodista Guillermo Thorndike (El Comercio)

Luces y sombras de Thorndike (César Hildebrandt)

Museo de la Memoria para el periodismo (Utero.pe)

El Perú es una comedia. Entrevista a Guillermo Thorndike. (El dedo en la llaga, entrevista publicada en La Primera el 22 de junio del 2008)

Guillermo Thorndike y el rey de los tabloides (Entrevista por Virginia Vilchez, octubre del 2008 para Libros Peruanos.)

Guillermo Thorndike: “Esa ha sido mi vida: he tenido malos y buenos momentos” (Entrevista por José Gabriel Chueca, 8 de noviembre del 2008 para Perú21. Al parecer se trata de su última entrevista)

“Grau tenía miedo de sí mismo por su cólera” (Entrevista por Pedro Escribano, 6 de octubre del 2006 para La República)

Falleció Guillermo Thorndike, escritor, periodista y guionista (Cinencuentro)

Guillermo Thorndike (IMDB, como guionista)

3 comentarios:

Jose Alejandro Godoy dijo...

Hola Jorge:
Ya hice mis comentarios sobre el Thorndike periodista en el Utero, asi que aqui haré las mismas respecto al historiador. Si bien tenia una buena prosa y contaba la historia como si fuera un cuento, también ha tenido serios errores en datos. El caso más flagrante tiene que ver con un texto suyo sobre las Olimpiadas Berlín 1936, en el que hay severas impresiones respecto a lo que ocurrió en el polémico partido Perú - Austria. Te recomiendo revisar en el libro "Ese Gol Existe", editado por la PUCP, un texto de Luis Carlos Arias Schereiber en el que da cuenta de dichas imprecisiones.

Jorge Luis Valdez Morgan dijo...

JAG, que tal.

Sí, vi la entrevista en La República el año pasado de Luis Arias sobre el tema. Por supuesto que Thorndike era flojo para cruzar datos, era periodista, no historiador. Un periodista de esos tiempos -y de los serios- acostumbra a modificar la noticia o elegir la "versión" más atrayente para el público. Había interés político (Ultima Hora fue de Beltrán hasta que lo expropiaron en 1974) detrás en modificar las noticias (la Prensa inventaba noticias de levantamientos comunistas en Cusco en 1950, muchísimo antes de Hugo Blanco) pero con Thorndike pesaba más el lado del comunicador, el "spin doctor" que trasciende lo moral y cumple un trabajo. Un sicario. No se podía esperar menos de un discípulo de Villarán.

Ahora, yo no digo que Thorndike sea historiador. Escribió libros sobre el pasado peruano usando técnicas de las ciencias sociales y de la literatura, donde a veces pesaba más un lado que el otro. Hay rigurosidad, pero no deja huecos vacíos, si no está confirmado, a ver qué chisme o tradición popular le meto... y así no trabajan los historiadores.

Por eso Thorndike es una fuente a la que hay que tomar con pinzas, como también lo fue Luis Alberto Sánchez (los errores al citar de LAS eran garrafales, pues citaba de memoria).

Manuel Roberto dijo...

A propósito de las imprecisiones que le atribuyen a Thorndike, precisar que Guillermo no escribió "dos de los cinco libros publicados sobre Grau", como señala el autor de la nota, sino que escribió los cinco completos y estaba por terminar el sexto, cuando la muerte lo sorprendió. También es bueno recordar que imprecisiones históricas tienen hasta los más grandes historiadores, y aquello de que donde no hubiera el dato científico echase mano de la tradición y las historias populares queda fehacientemente desmentido en esos cinco tomos de Grau, donde Guillermo (más riguroso y amigo de la precisión que muchos preciados como historiadores o periodistas "serios")accede a incluir notas de pie de página. Él era renuente a ese ejercicio tan académico pero también tan enemigo de la fluidez que buscaba en sus relatos; sin embargo, para quitarse de encima ese sanbenito de andar novelando la historia a su antojo e imaginación, se propuso revelar el caudal de investigación en los que solía respaldar sus libros.
¿Qué diario no tuvo o no tiene interés político en lo que informa? ¿Todavía se debe discutir la ingenua pretensión de hacer un periodismo objetivo? Yo creo que en el caso de Guillermo todavía hay mucho por redescubrir y de leer con ojos menos parcializados, sobre todo tomando en cuenta que su historia la han escrito sus enemigos, aquellos que, como Vargas Llosa, prefieren endilgarle a Thorndike sus propios errores políticos. Es natural que el escribidor atribuyera su desgracia electoral a cualquiera, menos a quien fue su verdadero verdugo: su soberbia, su ego insaciable, esa enrevesada mezquindad por la que cada vez que le toca hablar del Perú no puede terminar sin destilar alguna ponzoña (si no, véase el artículo que acaba de escribir sobre Gastón Acurio y el resentimiento soterrado que siempre sale a flote con afirmaciones como aquello de que "ojalá existieran otros 150 Gastones" en el Perú). El mismo Vargas Llosa que hoy presidirá el Museo de la Memoria... ¡que se acuerde de Ucchuraccay, de su vergonzoso informe de la verdad, donde fue incapaz de acusar a los verdaderos autores de la matanza donde, precisamente, murieron dos amigos queridos de Guillermo! Ojalá se recordase que fue Thorndike quien con su propio peculio fleto un helicóptero para investigar el caso.
En fin, como digo, siempre que los enemigos escriban la historia de uno, no saldrá un hueso entero.