2 feb. 2010

La teta asustada (Llosa, 2009) va al Oscar



El último, mejor y más exitoso filme de Claudia Llosa, La teta asustada, ha sido nominado al premio Oscar al mejor filme de idioma extranjero de la academia cinematográfica de EEUU. Sin duda se trata de una buena noticia y de un reconocimiento a la realización de Llosa, a la actuación de Magaly Solier y a todo el equipo de producción del filme. Esta nominación va a contribuir a que el filme sea más visto en el Perú y en el extranjero, que se debatan sus contenidos (cosa que no ha ocurrido hasta entonces) y que los futuros proyectos de los mencionados sean de mayor envergadura.

Sin embargo hay que poner las cosas en su sitio y no quedarnos en la alegría chauvinista o en el aprovechamiento del triunfo ajeno. Los premios Oscar son los más publicitados y vistos a nivel mundial, pero están muy lejos de premiar las mejores películas (ni siquiera las de habla inglesa), más aun, los miembros de la academia priorizan constantemente la popularidad y el éxito taquillero de un filme antes que su capacidad narrativa, la fortaleza de su guión o la excelencia de las actuaciones. La creación del star-system sobre el cual se sostiene -financieramente- gran parte de Hollywood proviene del glamour de las apariencias, mas no de la calidad cinematográfica. Muchos premios Oscar y otros que nunca lo fueron lo atestiguan, cada uno puede citar la polémica que mejor le parezca. Finalmente la entrega de premios Oscar son 3 horas y media llenas de publicidad, un negocio que no refleja ni siquiera la producción de cine en Estados Unidos.


Video del anuncio de los filmes a competir en la categoría "Mejor filme
en idioma extranjero" del Oscar 2010.


¿Cómo se nominó a La teta asustada como mejor filme en idioma extranjero? A diferencia de los otros filmes, para esta categoría hay una pre-selección elaborada por un grupo de "veedores" designados dentro de los miembros de la Academia, quienes votan secretamente y eligen a 5 nominados finales. La votación únicamente se realiza entre miembros activos de la Academia que hayan participado en las proyecciones de todos los filmes nominados (ver la regla 14). Es decir, a diferencia de otras categorías, los miembros votantes deben conocer todos los filmes y haberlos visto en formato cinematográfico (no en DVD ni en VHS). Esto evidentemente no tiene por qué favorecer o dificultar el camino del filme de Llosa, simplemente sus competidores lo son en todo el sentido de la palabra.



¿Quiénes compiten con La teta asustada? Israel, Argentina, Francia y Alemania han conseguido nominaciones. Todos son países cuyas cinematografías reciben enormes ayudas del Estado, tienen leyes promotoras, carreras profesionales en casi todos los aspectos de la producción cinematográfica y una audiencia acostumbrada al cine nacional desde décadas. Es más, Alemania y Francia son dos de los países con mejor cine a nivel mundial, mientras que Argentina -junto a Brasil- tienen el mejor cine del continente. Por el lado de Istael, el cine de dicho país vive una "edad de oro" desde el 2000 en campo de ficción y documental, coronados por dos notables y recientes filmes: The Band's Visit y Waltz With Bashir. ¿Qué tanto importa todo esto? Por una parte, poco o nada, pues se premia lo que está en la pantalla, el filme, las imágenes, los sonidos, las actuaciones de una película en particular, no una trayectoria o una tradición. Pero por otra parte, cuenta el hecho que "El secreto de sus ojos" (Argentina) o "The White Ribbon" (Alemania) tengan en general mejores actuaciones, mejores guionistas, cinematógrafos, fotógrafos y directores, y eso no se trata de un filme en particular, sino de un modo de hacer cine, un standard mínimo que no se cumple casi nunca en una cinematografía sub-marginal como la peruana. Es más, un filme con la calidad final de La teta asustada no se ha realizado íntegramente en el Perú -no existen los medios para ello- y una gran parte del financiamiento (así como los estudios de la directora) proviene del extranjero. Esto no desmerece la calidad del filme, pero sí nos debe hacer reflexionar más allá del sentimiento de pertenencia y las ansias de figuración, que La teta asustada no es un filme "peruano por donde se le mire" como versa un comercial local de pasta dental.

De los filmes mencionados, sólo he visto completo "The White Ribbon" de Michael Haneke. Una obra maestra ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes, filmada en un exquisito blanco y negro. El filme narra la historia de un pequeño pueblo alemán en vísperas de la Primera Guerra Mundial, de las relaciones sociales de la época y sobre todo del surgimiento de la maldad y el odio irracional que luego practicará la Alemania Nazi a través de la violencia. Lo que sostiene la trama es la negación de esa maldad debido a las características del sujeto portador de la misma: son niños (y no cualquier niño, sino hijos de "notables" del pueblo). Curiosamente, La teta asustada trata de las consecuencias de la violencia política en una adolescente de un pueblo empobrecido a las afueras de Lima y la negación de la misma por parte de su entorno. Ambos filmes poseen un mensaje contundente: la negación de nuestros miedos en el presente tendrá como consecuencia el enfrentamiento inevitable de sus consecuencias en el futuro. ¿La diferencia? El filme alemán habla de su pasado que aparenta resuelto pero que aun escrutan y revisan. El filme peruano habla de nuestro presente claramente irresuelto que nadie desea escrutar.

He intentado plantear algunas ideas que se me vinieron a la mente al enterarme de la noticia. Espero que esta nominación nos empuje a hablar más del filme, de su temática, de sus carencias y sus logros. Es muy probable que en los próximos días veamos una avalancha de comentarios del tipo "esto es un logro del Perú" (o peor aun, la incomprensible idea del Ministerio de Turismo peruano que dice que un filme sobre el postconflicto va a promover el turismo nacional, algo así como decir que Los gritos del silencio fue una buena promotora del turismo en Camboya o Desaparecido lo fue en Chile) y otros como "ya ven lo blandengue que son los gringos, premiando siempre dramas de paises que no entienden". En medio del ruido, tratemos de escuchar la música. La nominación es un orgullo y un reconocimiento (así como lo fue el Oso de Oro de la Berlinale) y -sea justo o no- el filme de Llosa se consolida en la historia cinematográfica nacional como el más reconocido a nivel internacional y uno de los de mejor factura. En cuanto al Oscar, la mejor de las suertes a La teta asustada, la va a necesitar.

Si te gustó, vótalo en
____________________________________________________________________

Sobre La teta asustada en LBH (Estreno en Manchay y entrevista)

Entrevista a Claudia Llosa en El Comercio, La República.

Entrevista a Magaly Solier en El Comercio, La República.

Cinencuentro tiene varios post sobre La teta asustada.

Otros filmes peruanos que fueron pre-seleccionados a los premios Oscar (El Comercio)

José Godoy levanta la noticia e incide en el punto de las políticas culturales (Desde el tercer piso)

Notable recopilación de afiches de La teta asustada en varios idiomas (Cinencuentro)

5 comentarios:

José dijo...

Si pues, espero que nuestro querido gobierno no salga ahora a decir: Triunfo de los peruanos! y lo pongan de slogan como lo hicieron con machu pichu para las maravillas del mundo. Con un discurso de: todos los peruanos lo hemos hecho. Cuando ni eso es cierto. Hace poco conversaba con unos curas q decian no sentirse identificados con la Teta asustada. Yo les dije que probablemente la pelicula no buscaba eso. En fin, espero que gane, porque es lindo sentir que algo hecho acá gane allá.

alberto el romano dijo...

Me parece interesantisimo el tema en cuestion.Una pregunta suelta en el aire..¿Hasta que punto puede ser provechosa esta nominacion para la imagen actual del Peru a nivel internacional?.Comparto totalmente lo que respecta a la absurda consideracion del MINCETUR.
Me queda el sabor que a comparacion de peliculas como "Slumdog Millionare","Cinema paradiso" o varias otras ganadoras de este premio, la pelicula de Llosa esta unos escalones abajo,hablando tanto del aspecto de produccion como de guion(Si es que algun mensaje o propuesta quisiese mostrar).Pienso incluso, que a nivel nacional, ha habido peliculas con mejores propuestas tematicas y mas coherentes, como "Dias de Santiago","Paloma de Papel" y la misma "Made in Usa" de Llosa.
En fin, igual no deja de vibrar nuestro corazoncito rojiblanco y desear(aunque algo intrigados y extrañados) la mejor de las suertes a este filme nacional.
(Otra preguntilla suelta..¿Habra habido investigacion historica por parte de la direccion respecto al tema que tratan?).

Pepererec Kzumurguc dijo...

Bueno el artículo, Jorge.

Romano: La trama está inspirada, según tengo entendido, en una etnografía de la antropóloga Kimberly Theidon, en la que se describía un mal similar al de la protagonista. Más allá de eso, está claro que no es un filme histórico, sino que crea una ficción centrada en la subjetividad a partir de una época y un clima social. Es decir, obviamente hay investigación (hay mujeres en Lima que son migrantes pobres y que sufren de problemas traumáticos por la violencia vivida en sus localidades y que no se asimilan del todo a la ciudad) pero ello no es en modo alguno el centro del asunto.

Por otro lado, no veo por dónde pueda "Paloma de Papel" ser mejor que esta película.

Julio Guerrero dijo...

Saludos, Jorge.

Me tomo la libertad de compartir algunas ideas sobre la película:

Me resultó bastante grata desde el comienzo, cuando advertí que estaba frente a cine de verdad. Y no me refiero solo a los estándares técnicos que has mencionado, sino a un evidente conocimiento profundo, de parte de la directora, de lo que la cámara puede decir sin necesidad de palabras (al fin y al cabo, el cine es un arte visual), resultando que tenemos ironía, romanticismo, melancolía, tristeza, crueldad, según sea el caso, debidos a la composición, al uso de la luz, al movimiento de cámara, etc. y no exclusivamente a lo que dicen o "actúan" los personajes (Hitchcock dixit). Por otro lado, recordando que una obra de arte es una unidad, me parece que Claudia Llosa efectivamente logra crear un verdadero nuevo mundo (abigarrado, cargado de irrealidad pero COHERENTE); esto es, que, por primera vez en muchos años, podemos hablar de una película peruana de AUTOR (Josué Méndez es tema aparte).

Por eso nos cuestiona y deja una profunda sensación de extrañamiento. Recordemos que el cine como arte es un producto histórico-social y en esta película de incuestionable valor artístico, las imágenes trascienden el dolor que simboliza Fausta (aunque no haya sufrido en carne propia el terror) e ingresan en nuestro propio dolor dormido, quizá compuesto precisamente por el miedo y su doble negación (puesto que niega nuestra historia reciente tanto como niega el dolor de ese otro – el poblador andino- a quien nos cuesta reconocer como igual). Parafraseando a Bruce, son los afectos que subyacen nuestra mirada discriminadora y estos dificultan la reconciliación con nuestro pasado (y por ende, su resolución, como ya lo has dicho).

Ojalá que las actuales circunstancias, tan favorables, aproximen a la gente a "La teta asustada" y generen un debate que yo también considero enriquecedor, saludable y necesario.

Seguiré al tanto de tu blog. Gracias anticipadas por la atención.


Julio Guerrero.

Jorge Luis Valdez Morgan dijo...

Julio, definitivamente Llosa o Mendez conocen su oficio y dominan el lenguaje de las imágenes lo suficiente como para brindarnos productos de estándares poco vistos en el Perú. Desde Armando Robles Godoy no veía un filme peruano alegórico tan bien realizado, lo cual es un mérito en sí mismo. Hacer cine simbólico es un trabajo que requiere una creatividad y dominio bastante grande.

Como mencionas, el filme incomoda a cierto espectador, ya sea por la dificultad del lenguaje visual, la excesiva carga de símbolos, por los temas que toca o por cómo retrata una "realidad" mal entendida. Hay gente que cree que todo filme que utiliza la realidad como referente ficcional es un filme costumbrista. Esas personas simplemente son analfabetos cinematográficos. Otros, con intereses políticos, se quieren bajar el filme por los temas que evoca, el referente con episodios inconclusos de nuestra historia y el debate que podría generar. Ellos no son analfabetos, son amnésicos.