18 feb. 2010

Metropolis vuelve a brillar en Berlin

Proyección de Metrópolis en versión restaurada, sobre la Puerta de Brandeburgo.
Berlín, 12 de febrero del 2010.

Das Herz vermittle zwischen Hand und Gehirn
Maria (Metropolis, 1927)


"Esta es otra película"

Qué mejor ocasión para proyectar la versión completa y restaurada del clásico de Fritz Lang, Metrópolis (1927) que el festival de cine de Berlín, la Berlinale. No creo que se vuelva a repetir un momento como este en mucho tiempo para la historia del cine, en el que un filme clásico y mundialmente reconocido sea repuesto con 25 minutos más de proyección luego de 83 años de espera. Y la historia del hallazgo no podría ser más delirante.

En los depósitos del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken en Buenos Aires se guardaba una copia del filme en versión original que había sido adquirida en los años veinte, que contiene varias escenas sólo vistas en las primeras proyecciones en Europa, cuando el filme tenía una duración de 153 minutos. Las versión que todos nosotros hemos visto de Metrópolis es la versión reducida por los productores internacionales en su intención de hacer más ligero -y vendible- el filme, lo que provocó una reducción considerable del mismo (alrededor de 30 minutos). Cuando Lang vio la nueva versión comentó amargamente: "Ésta es otra película".

Con el pasar del tiempo las copias completas del filme se perdieron o destruyeron, y ya hace varios años se consideraba que sería imposible disfrutar de la versión original confeccionada por Lang, hasta el hallazgo del 2008. El filme que fue proyectado el viernes 12 sobre la Puerta de Brandeburgo en una fria noche berlinesa contó con 147 minutos, la proyección pública más completa desde 1930.

El proyecto de restauración costó alrededor de 800.000 dólares, poca cosa para el filme silente más costoso de la historia, cuya realización ocasionó la quiebra de los estudios Ufa, la productora estatal de la República de Weimar. Hoy en día no se puede discutir que el precio no valga el resultado.

Afiche promocional de Metrópolis


Distopia y ciencia ficción

El fime de Lang hizo historia en varios aspectos. Sentó las bases de una nueva estética expresionista en el cine, junto a otros filmes como Das Cabinet des Dr. Caligari (Wiene, 1920), utilizó nuevas y modernas técnicas de efectos especiales, decoración e iluminación para la época, mostró un estilo arquitectónico futurista notable por su creatividad y surrealismo, y finalmente tocó uno de los temas más atractivos para la historia del cine en general: la ciencia ficción y la antiutopía futurista.

Los filmes siempre son reflejo de las ideas y miedos de una época. La época en la que Fritz Lang realizó su filme estaban muy presentes las incertidumbres nacidas a partir del avance tecnológico de la segunda revolución industrial, de la expansión de las fábricas y la implementación de las cadenas de ensamblaje, de la deshumanización a partir de la mecanización y de las críticas del marxismo al sistema capitalista. La genialidad de Lang fue llevar esos temas a niveles universales, conceptualizándolos a través de simbologías bíblicas (la torre de Babel, María, el creador) y de una visión sobrecogedora y apocalíptica del futuro de la humanidad.


Las antiutopías han sido un excelente caldo de cultivo para la literatura y el cine. La ciencia ficción brinda los escenarios y situaciones perfectas para desarrollar esta cosmovisión que luego será vista en obras tan notables como Frankenstein, Fahrenheit 451, Brazil, A Clockwork Orange, Brave New World, y más recientemente The Matrix y A Scanner Darkly. En todas ellas se proyecta un futuro a partir de los problemas que vivimos en el presente.

En lo personal, no creo que el mérito de estos filmes radique en su capacidad de darnos una visión verosímil del futuro (por más que la tendencia de valoración de un filme de ciencia ficción muchas veces radique en qué tanto se acercó al futuro que imaginó en la pantalla), sino en el modo cómo muestra nuestros miedos presentes. En la medida en la que un filme como Metropolis siga teniendo vigencia más allá de su condición de clásico, es una demostración de que la sociedad se sigue planteando las mismas interrogantes y cuestionamientos sobre el sistema (económico y social) desde hace más de 80 años. El filme de Lang, mostrándonos el futuro, nos llama a reflexionar sobre nuestra historia y nuestro presente.

No podría haber mejor forma de iniciar una nueva década que ver este clásico del cine, como se vio originalmente en 1927, en la misma ciudad. Si Lang hubiera podido realmente ver el futuro, no sería inexacto que en alguna escena distópica de Metrópolis un grupo de personas, sentadas en un cine, se preparen a ver un antiguo y extraordinario filme expresionista que fue restaurado y cuya vigencia asombra, aun, a esos hombres.

Si te gustó, vótalo en
____________________________________________________________________

Metropolis (IMDB)

Fritz Lang (Senses of cinema)

Metropolis (re-release) (Metacritic)

La versión total de 'Metrópolis' renace 80 años después (El País)

Le légendaire "Metropolis" enfin en version d'origine à la Berlinale (Le Matin)

1930s classic Metropolis restored (BBC News)

Metropolis (Film Affinity)

Metropolis (film) (Wikipedia)