3 sept. 2009

Entre la reforma y las rondas

Mujeres ronderas de la sierra central. Lima, 1992. (Reuters, archivo CVR)

Velasco y Sendero. Por: Antonio Zapata. (La República, 2 de setiembre del 2009)

Una coedición CEPES-IEP ha publicado el libro de Enrique Mayer titulado Cuentos feos de la reforma agraria. Entre otros, este texto discute un inquietante tema. ¿Cuál fue la relación entre las reformas velasquistas y la violencia de los ochenta?

En términos temporales, una siguió a la otra, ¿fue así también en términos causales? Por un lado, Mayer destaca opiniones en favor de la reforma agraria, subrayando su capacidad para atemperar el rencor del campesinado andino, restándole opciones a Sendero Luminoso. A la inversa, hay quienes piensan que Velasco rompió el antiguo principio de autoridad sin reemplazarlo por uno nuevo. Debido a ello, el senderismo sería una emanación del velasquismo y su resultado más notorio.

En su argumentación, Mayer llama la atención sobre las investigaciones de Iván Hinojosa acerca de la izquierda peruana. A diferencia del resto de América Latina, hemos tenido un fuerte maoísmo. El peso de la cuestión campesina en el Perú alentó seguidores de la revolución china.

Pero, la inmensa mayoría de izquierdistas y entre ellos casi todos los maoístas optaron por la democracia cuando la Constituyente de 1978. Sin embargo, en ese mismo momento, un pequeño sector recalcitrante decidió incendiar la pradera desde Ayacucho. La clave de Sendero Luminoso fue esa decisión de hacer explotar el viejo orden a sangre y fuego.

Los estudios sobre la voluntad revolucionaria han sido desarrollados por Carlos Iván Degregori. El concepto de “cuota de sangre” que impuso Abimael Guzmán al comenzar la guerra, transformó la moral y disposición de sus militantes, decididos a jugarse la vida en la punta de los dedos. Con ese maligno concepto, Guzmán construyó un pequeño pero poderoso ejército de kamikazes. Su capacidad de destrucción era muy elevada, y enorme la vulnerabilidad del Estado y la sociedad peruana.

La combinación fue letal. Sendero Luminoso arrasó el campo empezando por Ayacucho y extendiendo una guerra civil en los Andes. En esa guerra, los contendientes armados fueron Sendero y el MRTA de un lado y las FFAA y Policiales del otro. Para implantar la guerra, el senderismo aprovechó todo tipo de contradicciones y logró imponer nuevas autoridades.

A continuación, forzó una utopía reaccionaria. Quería cercar las ciudades desde el campo y obligar al campesino a no vender productos al mercado retornando a la autarquía. Ese proyecto fue resistido por el campesinado y empezaron sus contradicciones con los senderistas.

Lo esencial en Sendero Luminoso habría sido su voluntad de inmolarse, que los dotó de un extraordinario y altamente corrosivo poder militar. Esa voluntad no nació de ninguna medida de Velasco, sino de la expansión del maoísmo.

Por otro lado, Sendero creció explotando a su favor las contradicciones generadas por la reforma agraria. Del mismo modo, se puede afirmar que la insurrección senderista fue derrotada, en última instancia, porque el Estado logró organizar rondas en el campo, que disputaron exitosamente a los insurrectos el espacio andino.

De este modo, el campesinado ciudadano y propietario gracias a Velasco habría sido el sustento de las rondas y la barrera última contra la expansión de Sendero Luminoso. Los ronderos beneficiarios derrotaron a Guzmán. Con este parecer Mayer cierra su libro. En sus reflexiones finales, Velasco es exculpado. Hizo lo suyo sin muertes.

No hubo un solo asesinato ni tampoco se disparó durante la reforma agraria de los setenta. Así, la reforma agraria de Velasco habría sido un poderoso factor para impedir el triunfo senderista, antes que causar el ciclo de la violencia de 1980.

____________________________________________________________________

Sendero Luminoso - Informe Final CVR

Vídeo sobre Sendero Luminoso (Youtube - CENDOC Bartolomé de las Casas)

Steve Stern. Shining and other paths: war and society in Peru, 1980-1995 (Google Books)

Enrique Mayer. Cuentos feos de la Reforma Agraria peruana. (Purolibros)

4 comentarios:

Adrián Lerner dijo...

Buen articulo. Podría ser un tema interesante para una de esas mesas que andan organizando en EEGGLL...

Jorge Luis Valdez Morgan dijo...

Sin duda es un tema que llama al debate. Es interesante desde mi punto de vista cómo el espacio de control social dejado por los gamonales despojados es ocupado en un inicio por Sendero y luego por las FFOO. No se le da tiempo para que las propias comunidades se organicen políticamente y ocupen ese espacio desde la representación formal.

Sería muy interesante hacer un proyecto de memoria e historia con alguna de esas comunidades que sí fueron beneficiadas con la Reforma Agraria (en la sierra central por ejemplo) que luego se enfrentaron a Sendero bajo la forma de Comités de Autodefensa.

Habría que ver si fueron una minoría o una constante, pues lo que plantea Antonio en el artículo es una hipótesis derivada de los testimonios recogidos por Mayer. Y sabemos que las rondas fueron importantes, pero hubo espacios donde no existieron y se dieron otras estrategias para derrotar a Sendero, o donde Sendero continuó varios años más, como en zonas geográficamente accidentadas o ligadas al narcotráfico.

En todo caso es un ejemplo más que ver las consecuencias de la Reforma Agraria únicamente desde el balance económico (que fue un desastre) es muy reduccionista y simplón.

Adrián Lerner dijo...

Es verdad. El papel de las rondas también es bien complejo. Aún no leo lo de Mayer, pero hay bastante para discutir al respecto. Las rondas no tuvieron siempre consecuencias positivas para la población, su origen no está necesariamente en la Reforma Agraria y su peso relativo en la derrota de Sendero, creo, merece ser evaluado. No digo que no haya sido el que se dice, pero habría que ver axactamente qué tan importantes fueron en cada lugar.

Además, de modo más general, las rondas no son necesariamente para mi una derivación natural ni positiva de la ciudadanía o de la propiedad. En este caso, pueden haber sido indispensables, pero, vista la cosa más a largo plazo, armar a la población civil puede ser más un retroceso que un avance. En algún lado (no sé si acá) he visto ya un artículo sobre el tema y varios reportajes: hay gente armada y dispuesta a tomar la justicia con sus propias manos en todo el el Perú rural y su situación socioeconómica no mejora.

Una posible bomba de tiempo más en el Perú. Ya son tantas que ni McGiver nos salva.

Anónimo dijo...

Hablamos de ineficiencia en un puesto estatal del mimdes y del indepa , la ex ministra carmen vildoso amiga aferrima de alan garcia, tubo por etica y moral hacer valer sus principios antes que ojo antes que!! y denunciarlon ante la prensa internacional y la corte internacional de los derechos humanos, pero esa ley asesina que no fue derrogada por culpa de su ineficiencia, ella tenia conocmiento que la expropiacion de territorios no era posible sin antes negociar con los nativos, ella solo atino a seguir el puesto pólitico enconmendado por el doctor garcia que es el indepa para la solucion de pueblos de los nativos, cuando la vildoso ve que el barco de los apristas se hunde ella decide saltar y utlizar los medios de comunicaion que es una heroina por dios, la bestia de hitlerr vildoso 666 pudo denunciarlo y a si el congreso derrogue esa aberrrante ley que ahorca a los nativos violando los derechos humanos, antes que la carniceria humana genocidio se produsca. ahora peruano saque su cuenta usted? creee usted que la carmen vildoso deberia seer presidente del peru para un peru mejor sin chunchos y todos tengan ojos azules? le dejo mi email para sus contestaciones arribaperuanopensante@hotmail.com poder verla