18 ago. 2010

El nombre del Perú: identidad y retórica en los albores de la República

Escudo, de Hernán Pazos. Fuente.

Durante el proceso de construcción de una comunidad nacional es fundamental el uso de una nueva retórica que traduzca al lenguaje común los profundos cambios que se producen en el ámbito sociopolítico. Una nueva bandera, un nuevo himno nacional, escudos, obras literarias, discursos políticos, pinturas evocadoras y por supuesto, el nombre de la nueva república.

En este artículo titulado El nombre del Perú. Identidad y cambio en los primeros años de la República, el historiador Jesús Cosamalón analiza el contexto y los debates -más bien la ausencia de los mismos- que van a llevar a que en nuestra primera constitución (1823) se oficialice el nombre del Perú. ¿De dónde viene el nombre? ¿A qué imaginarios alude? ¿Qué factores condicionan la elaboración del mismo? ¿Qué significa que el nombre sea políticamente "neutro"? Todas esas preguntas son abordadas por Cosamalón. Sobre esto último el autor menciona:

Curiosamente el nombre “Perú” cuenta con la ventaja de no hacer referencia a algún territorio o grupo indígena en concreto, es políticamente “neutro”, no puede ser reivindicado por nadie y permite construir la continuidad entre el pasado colonial y la independencia. Tal vez esto explique el por qué a nadie preocupa esta permanencia, especialmente a los liberales republicanos que no tienen una respuesta acerca del rol de los indios en la nueva etapa, pero que saben del peligro de utilizar más allá de lo simbólico a la retórica incaísta. (p. 11)
En medio del contexto del Bicentenario latinoamericano -el cual el Perú parece observar cual extraño, al menos en el ámbito oficial- es fundamental elaborar y difundir investigaciones que analicen las mentalidades que dieron forma a la república peruana. El autor también llama la atención sobre ese aspecto:

El período de Independencia, hasta hace muy poco tiempo, había motivado menos interés en este tema. Solo recientemente gracias a los trabajos de Pablo Ortemberg, entre otros, ha aparecido un renovado interés en la simbología de la época de la independencia. Como se puede ver en estos trabajos, las banderas, escudos, himnos, procesiones, etc., no fueron elementos poco importantes dentro del proyecto político que se quería aplicar en el Perú, al igual de lo ocurrido en otras partes de América. La energía y dedicación con la cual líderes militares y políticos se encargaron de diseñar y difundir la parafernalia de los nuevos regímenes es sorprendente y resulta tan trascendental como las leyes o discursos ideológicos. (p.2)

El artículo completo (scribd):


El artículo de Jesús Cosamalón apareció publicado en Crear la nación: los nombres de los países de América Latina (Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2008, 378 p.), editado por José Carlos Chiaramonte, Carlos Marichal y Aimer Granados García. El libro ha recibido varias reseñas favorables y hasta un especial del diario El País donde no se menciona el caso de Perú. Ante la dificultad de obtener una copia en nuestro país (está prácticamente agotado), el autor generosamente me ofreció la posibilidad de difundir su investigación. Agradezco su confianza.

P.D: Jesús Cosamalón acaba de publicar en El País un resumen del artículo que aquí les presentamos. Con ello se complementa el especial de dicho diario que no contaba con el caso peruano.



____________________________________________________________________

Historia Hoy: Aprendiendo con el Bicentenario de la Independencia (Reportero de la Historia)

Evento: Simposio internacional sobre la cultura visual en la independencia

2 comentarios:

parchita dijo...

Muy bueno el post, el articulo realmente interesantisimo!!!!
No conocia al autor, me pareció buen trabajo y habria que profundizar, sobre todo en el marco actual de bicentenarios. Me pregunto como hizo la elite limeña para sumar a las regiones a su proyecto politico, porque los lideró ella y no otros que declararon la independencia antes. ganó por la fuerza?
perdon la ignorancia. Besos

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.